Mi felicidad



En 2014 exploté, no aguantaba más, necesitaba dar un giro a mi vida laboral y reencontrarme. Tomé la decisión de reducir mis obligaciones para tener más tiempo libre, para poder dedicarme a mi mismo. Ha sido la mejor elección que he tomado.

Aparté de mi vida todo lo que me hacía infeliz. Así de simple.

Por aquél entonces, una de mis inquietudes era subir más vídeos a un canal de YouTube que tenía totalmente abandonado en un rincón de mi pensamiento desde hacía dos años. El canal se llamaba “Screencasts Sin Rodeos”. Luego subí otro vídeo, y otro, y otro, y otro… y aquello ya no había quien lo parara. Hoy ese canal se llama “Cherru”.

He de decirte que me tuve que apretar el cinturón, a menos ingresos, por lógica, tenía que tener menos gastos, pero era más rico que nunca. Rico en tiempo libre. Me recordaba a mi mismo al Tío Gilito, el tío del pato Donald, bañándome en mi montaña de monedas… monedas de tiempo libre.

Tío Gilito Cherru

Ya no podía salir a cenar fuera como antes y gastarme 300 Euros en una noche, pero por el contrario conocí lo que era poder pasar la tarde grabando un vídeo, salir a correr o hacerle la cena a mi mujer, Carmencita, que por aquél entonces era aún mi novia.

Mi canal de YouTube fue creciendo, los suscriptores comenzaron a llegar, los comentarios que me dejaban siempre eran positivos, todavía nadie me había dejado un dislike, de hecho, mi primer dislike me jodió la noche, pero me motivó para mejorar.

No hace falta decirte que en YouTube cobraba cero patatero. Lo hacía por amor al arte, por el puro placer de compartir mis conocimientos.

Durante los siguientes dos años sucedieron cosas muy bonitas, algunas gracias a YouTube y otras no. Conocí a gente maravillosa, colaboré en un programa de radio, alcancé mis primeros 5K y con el primer sueldo pude dar de comer a personas sin techo, viajé, me fui a vivir con Carmencita y me casé con ella… en definitiva, mejor imposible.

Pero tengo que decirte tres sílabas importantes. Durante todo este tiempo nunca he dejado de hacer una cosa:

FOR-MAR-ME

 
He leído mucho y consumido petabytes de vídeos sobre tecnología, he mejorado mi nivel de programación, he desarrollado varias webs, lanzado dos apps, mejorado mi calidad en la edición de vídeos y fotos, I’ve improved fluency with english, profundizado en mi conocimiento sobre el mercado de valores, los fondos de inversión, la blockchain, el e-commerce, el marketing digital, los ingresos pasivos, he creado una empresa y deshecho otra… Podría seguir.

Sencillamente, no he derrochado mi tiempo libre, lo he ido empleando en hacer todo aquello que me hacía feliz y que con mi anterior forma de vida no podía.

Con estas mejoras en mi vida ahora soy un hombre nuevo y disfruto día a día junto a mi bella Carmencita y nuestro hijo Rubén.

Su nacimiento me ha terminado por convertir en el hombre más feliz del planeta.

¡No busques la felicidad! conviértela en tu forma de vida. – Cherru

Volver al inicio Ir a la Tienda